El impacto de la grasa en los riñones

grasa en los riñones

Los riñones son los órganos que se encuentran debajo de la caja torácica y cumplen un papel de suma importancia en el cuerpo, pues se encargan de procesar la sangre para filtrar y separar las proteínas y nutrientes importantes de aquellos desechos o toxinas que el organismo no necesita y deben ser eliminados.

Así que procesa alrededor de 200 litros de sangre cada día, manteniendo la sangre limpia y enviando los desechos al tracto urinario para su correspondiente expulsión, todo este trabajo a través de las nefronas.

También, se encarga de liberar las hormonas que influyen en el correcto funcionamiento del cuerpo, por ejemplo, en la presión arterial, además contribuyen a la producción de glóbulos rojos. Incluso, ayudan a mantener el equilibrio químico en el cuerpo.

Por otro lado, encima de cada riñón se encuentran las glándulas suprarrenales y estas junto con los dichos órganos se encuentran rodeados de tejido adiposo, pues este sirve para su protección, de esta forma quedan resguardados de cualquier impacto o movimientos bruscos. No obstante, el exceso de grasa resulta dañino para la salud de los riñones.

Consecuencias de la grasa en los riñones

En primer lugar la grasa eleva el peso, así que conduce a la obesidad, esta lleva a la diabetes y también a la hipertensión arterial. La diabetes hace que se acumule glucosa en la sangre y esta puede ser una toxina muy peligrosa, la cual hace que se dañen las nefronas en los riñones. Con respecto a la presión arterial, está deteriora los vasos sanguíneos en los riñones, así que estos no pueden filtrar la sangre de forma correcta.

Como consecuencia, no se recomiendan dietas con alto contenido de grasas para evitar las enfermedades renales que en algunos casos puede convertirse en un padecimiento crónico. En contraste, recientemente se han llevado a cabo algunos estudios e investigaciones y se ha determinado que una dieta con un considerable aporte de grasa puede ser beneficiosa, esta es la conocida como dieta cetogénica.

Algunos experimentos demostraron que este tipo de alimentación puede disminuir las enfermedades renales que fueron provocadas por la diabetes. De cualquier forma, conviene acudir al médico para que evalúe cada caso particular y pueda determinar cuándo es conveniente o cuando puede ser viable este tipo de dieta alta en grasas y cuando es prioritario evitarlas. Pues cada persona representa una realidad médica completamente diferente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*